Alguna vez te preguntaste si las crisis tenían algo positivo o solo traen problemas a tu vida. La respuesta es sí, tienen aspectos positivos de gran impacto, aprende cómo la recesión puede ser buena para tu negocio y tu vida.

En un mundo ideal, preferimos no tener crisis. Pero cuando ocurren, es importante entender lo que significan y lo que los beneficios que pueden traer a nuestra vida a largo plazo.

A pesar de lo difícil que puede ser experimentarlas, las recesiones también ofrecen importantes beneficios económicos.

Las recesiones suelen sentirse horribles, porque normalmente las empresas están luchando por mantenerse a flote, se pierden trabajos, los salarios caen, las acciones pierden valor…

Pero es importante recordar que las recesiones son parte del ciclo económico, y las crisis son parte de la vida. Por eso, cuando llegue el próximo (y llegará), también traerá algunos aspectos positivos: cambios en el status quo que terminarán beneficiándonos como individuos y como sociedad.

¿Qué es una recesión?

A nivel económico, las crisis suelen etiquetarse como recesión, y si no sabías que era, aquí tienes la definición:

Una recesión es un período de crecimiento económico negativo. Una economía que había estado en auge experimenta una desaceleración y los efectos afectan a todos, desde dueños de negocios hasta amas de casa que hacen sus compras semanales.

Suelen tener un impacto negativo con consecuencias a largo plazo como la caída del consumo, de la inversión y de la producción de bienes y servicios. A su vez puede provocar que las empresas despidan a trabajadores y aumente el desempleo.

¿Por qué la recesión puede ser buena para tu negocio y tu vida?

Aunque no lo creas, hay aspectos positivos, puedes aprovechar la crisis en tu negocio y tu vida para:

Equilibrar el crecimiento

Si la economía está creciendo a mayor escala pero progresivamente hacia arriba y hacia abajo. Si el crecimiento es continuamente una trayectoria ascendente y nunca se desacelera, significa salarios más altos que podrían conducir a una inflación más alta, lo que significa un costo más alto para los bienes cotidianos. Una recesión ayuda a desacelerar la economía y puede restablecer los precios a un nivel más manejable.

La gente está pensando en sus ahorros

Durante tiempos difíciles, las personas tienden a pensar más en sus ahorros y en si tienen suficiente para el futuro.

El crédito y los préstamos generalmente han disminuido a medida que las personas se preparan y planifican para asegurarse de superar tiempos difíciles.

Si bien esto no suele ser bueno para la economía, si es una buena práctica para ahorrar y planificar tu futuro tanto personal como empresarial.

Una recesión puede ser un punto de inflexión en la forma en que las personas piensan (o no piensan) sobre sus finanzas.

Oportunidades de compra

Las condiciones económicas más difíciles pueden significar oportunidades para comprar acciones a un precio más bajo, lo que puede ser beneficioso si estás buscando adentrarte al mundo de las acciones.

Los mismos principios de inversión aún se aplican después de la compra, donde los inversores deben esperar una recuperación en el mercado antes de ver una ganancia.

Qué caracteriza a una recesión técnica y cuáles son sus consecuencias?

¿Por qué la recesión puede ser buena para tu negocio y tu vida?: compra acciones a preciso bajos – Creative Commons – Valora Analitik

Algunas empresas prosperan

Las empresas o sectores a prueba de recesión no existen, pero históricamente algunas funcionan y sobreviven mejor que otras.

Por ejemplo, aquí hay algunas empresas que tienden a tener un buen desempeño en una recesión:

  • Abogados de quiebra: según The American Lawyer, los bufetes de abogados están actualmente ocupados desarrollando sus prácticas de bancarrota en un esfuerzo por contar con todo el personal cuando llegue la próxima recesión.
  • La industria de los dulces: el consumo de dulces aumentó dramáticamente durante la Gran Recesión de 2007-2009. En 2008, las ganancias en Cadbury aumentaron un 30% y Nestlé reportó un aumento de ganancias de casi el 11%. Dato curioso: Tootsie Pops, Mars Bars y Snickers se inventaron durante la Gran Depresión.
  • Servicios de mantenimiento: en lugar de comprar algo nuevo, los consumidores optan por reparar las cosas que se rompen durante una recesión. Esto puede llevar a hacer reparaciones en un automóvil con un alto kilometraje en lugar de reemplazarlo, o llamar a un reparador para solucionar una nevera que no enfría lo suficiente.
  • Tiendas de comestibles: la inestabilidad económica conduce a menos derroche, incluyendo menos comidas fuera de casa. Con más personas cocinando en casa, las tiendas de comestibles se benefician.
  • Bares: el consumo excesivo de alcohol aumenta durante tiempos económicos difíciles, según los Institutos Nacionales de Salud. Aunque el consumo general de alcohol disminuyó durante la última recesión, el consumo excesivo de alcohol, en particular entre los hombres solteros menores de 30 años que no son negros y que se habían quedado recientemente desempleados, aumentó.

 Aumenta la eficiencia

A las empresas ineficientes simplemente les resulta demasiado difícil mantenerse a flote cuando las ventas caen dramáticamente.

Las caídas económicas recuerdan que hay que deshacerse del inventario en exceso, y a reducir los gastos generales. También enseña a agilizar los procesos ahorrando costos, pero satisfaciendo las necesidades de tus clientes.

Equilibra los costos diarios

Así como un alto nivel de empleo lleva a las empresas a subir sus precios, un alto desempleo las lleva a bajar los precios para mover bienes y servicios. Las personas con ingresos fijos y aquellos que mantienen la mayor parte de su dinero en efectivo pueden beneficiarse de nuevos precios más bajos.

Imagine lo que sucedería si la economía nunca se desacelerará. Sin control, el crecimiento conduce a salarios más altos, lo que puede sonar genial hasta que te das cuenta de que esos salarios más altos pueden causar una alta inflación y aumentar los costos de los bienes cotidianos.

Cuanto más cuestan los bienes cotidianos, menos seguro es que los consumidores puedan seguir el ritmo. La recesión acelera todo el proceso lo suficiente como para restablecer los precios a un nivel más manejable.

Cambian nuestra mentalidad

Casi todos nosotros seremos afectados por una recesión de alguna manera. Durante tiempos de recesión económica, se recuerda que hay que vivir por debajo de nuestras posibilidades. También nos impulsa ahorrar para el próximo día de lluvia, manteniendo los fondos de emergencia llenos y sentarnos a reevaluar cómo administramos el dinero.

Las empresas necesitan un cambio de mentalidad | Dos Setenta

¿Por qué la recesión puede ser buena para tu negocio y tu vida?: cambia tu mentalidad – Creative Commons – Dos Setenta

No es fácil ver lo bueno en una crisis, pero definitivamente la recesión puede ser buena para tu negocio y tu vida porque si actúas de forma inteligente tú y tu negocio pueden surgir en días de tempestad. Aprovecha de invertir a largo plazo, ahorrar, a pensar la forma en la que estás gastando tu dinero para para tu vida personal, y reducir gastos tontos en tu empresa.

Revisa nuestro blog para aprender sobre marketing y ventas. Esperamos que la información brindada sea de tu ayuda. ¡Nos vemos en una próxima oportunidad!